• CASA VAINILLA

Testimonio: ¨Radiografía del maltratador . Cuando la violencia no es sólo física¨


¨El infierno

Una no quiere volverse susceptible a cada comentario o acción machista con la que se tope, volves obligadamente a vivirlo así. Cuando decides intentar una relación en base a una desconfianza e inseguridad constante desde la otra parte puedo asegurar que nada terminara bien.

Será que es tan fuerte el deseo de mantener tu familia unida que una se dispone a recibir cualquier agravio verbal. No es menos la infidelidad, no duele menos la mentira; no, que no cumplas tu palabra no hace que algo no se rompa día a día, y no es resentimiento sino la suma de todo lo que hace el maltrato.

Los gritos comenzaron a ser cada vez mas y mas fuertes cada día, sin razones, sin motivos coherentes, todo era el detonante de su paranoia. Los celos y las prohibiciones eran algo tan fácil de salir de su boca, que me duele la cabeza solo el recordarlos. El afán de querer alejarte de todos y de todo, de hacerte creer que nadie va a estar para vos y que nadie puede hacer algo por vos.

No queres ni podes decir, no queres hablar, no queres hacer, todo por si acaso, para que no tenga motivos, aunque nunca los tuviese.

Te vas trasladando en silencio hacia un lugar vacío, frío, oscuro y no hay soluciones, te decepcionas hasta de vos mismo, solo retumban sus gritos sin sentido.

Ese punto, en donde no podes, donde todas tus energías fueron succionadas de tu cuerpo, donde no tenes mas fuerzas para levantarte, donde crees que te quedas ahí en ese lugar, o de alguna forma buscas la salida de ese infierno. Después de todo, de tanto que te lo repitieron te terminas creyendo que no, no podes.

A veces no puedo entender que todos lo vean, y que todos permitan que cualquiera sobrepase tus derechos. Las personas naturalizan el machismo, el maltrato, o es más se ríen de ambos. El entorno de ellos ven y callan. No quieren creer que esas personas son capaces de no dejarte vivir libremente, y todavía se creen con toda la razón de seguir amargándote cada uno de tus días. Ese mismo entorno que llena de fuerzas a aquel maltratador, y que ignora por completo a la persona maltratada.

Me pregunto si el maltratador se sigue haciendo con los días, con su entorno. Y aunque una ponga el freno, esa tortura (entiéndase como fuertísimo dolor de cabeza, nudo en la garganta, y sensación de ahorcamiento ) como una manipulación constante continua solo porque tenemos un hijo en común.

Hay algo que aun me ata a él, padeciendo sus constantes amenazas, enfrentándome a el llena de miedo al decirle algunas cosas, soportando sus interrogatorios y respuestas controladoras. Y sin lógica alguna consigue que se me paralice la vida, cuando esa manipulación gira entorno a nuestro hijo.


Cuando despertas de la pesadilla…

Una vez que la decisión se apodera de vos, vez como todo se viene encima, como muchas cosas se derrumban y como siguen cayendo piedras sobre tus hombros, y sola y de a poco debes levantar escombro por escombro. Aparecen personas llenas de luz que te hacen ver la importancia de tu vida.

Te das cuenta de que no, no se pide permiso, no debes una explicación, no tenes por que contarlo si no queres, no tengo por que ocultarlo, no, no le debes nada a nadie.

Tu confianza en vos mismo va ganando poder. Tus fuerzas vuelven a vos y te levantan de cualquier lado. Ese potencial que muchas veces no te dejaron ver comienza a salir a flote y esta vez no hay nada que te frene, si podes. Y si cuesta, pero sola si podes.

Muchas cosas positivas que surgieron desde mi cuando solté el maltrato, cuando destapé mis ojos, cuando supe ver de lo que era capaz.

Y me quedo con esta precisa sensación el asco al maltrato, con no tolerarlo, ni aceptarlo.

Hermana, desconocida, amiga repudiemos el maltrato en todas sus formas. ¨

(Carta anónima escrita por una joven que sufrió violencia de género)

#violenciadegénero #testimonio

0 vistas

LISTA DE CORREOS

©2018 

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now