• CASA VAINILLA

El Encuentro Nacional de Mujeres, una experiencia para debatir y enriquecerse.


CHACO

La voz de las mujeres que reclaman igualdad de derechos, justicia frente a distintas formas de violencia y la visibilización de causas judiciales sin revolver, se hizo sentir esta vez en la capital chaqueña, Resistencia. El Independiente estuvo en el 32 Encuentro Nacional de Mujeres junto a las riojanas que dijeron presente con variadas consignas y distintos reclamos cuyos trasfondos coinciden en la fuerte impronta machista de la justicia de La Rioja.

En una edición caracterizada por la enorme participación de mujeres provenientes de pueblos originarios, el reclamo por Santiago Maldonado y el renovado pedido de aborto seguro, legal, gratuito, abordado desde el estado como una problemática de salud, La Rioja no estuvo ausente.

Los debates fueron constantes a través de los 71 talleres realizados en establecimientos educativos y las calles y plazas fueron tomadas como propias en una ciudad que por varias horas se despojó de modas y mandatos. Así las mujeres desde todos los ámbitos sociales y convocadas de forma independiente y/o a través de organizaciones sociales o políticas expresaron sus reclamos, sus postergaciones, sus constantes luchas, desde cada rincón del país y de países vecinos, porque la desigualdad de género traspasa fronteras.

El contraste de realidades sociales del grupo de 58 riojanas que participaron en el Encuentro Nacional representa una muestra de las circunstancias y contextos en los que las mujeres conviven diariamente con las desigualdades. Es que todas coinciden en la necesidad de hacerse escuchar y por qué no de debatir, de salir del silencio que oprime y deprime, de debatir, de visibilizar sus dolores que transforman en luchas por el reclamo de justicia.

La experiencia de participar y convivir con otras las revitaliza, las moviliza y las alienta a reafirmar que no estaban equivocadas y que el camino a seguir ahora las encuentra más firmes.

Hortensia Sanko es la madre de Celestina Oropeza, víctima de un femicidio impune en Nonogasta hace 12 años. Reclama justicia por su hija y sus nietas mientras se cruza en la calle con quien estuvo imputado por la muerte de Celestina. “Reclamo por mi hija, por mis nietas. Necesito que me ayuden, quiero saber por qué están libres y disfrutan. Una madre no puede olvidar a una hija, por eso andamos, por eso seguimos, nos conocimos con las compañeras y vamos a las marchas. Antes no las conocía”. Según relató la dirigente del Partido Obrero, Claudia Baigorria “Cuando ocurrió el hecho, fue detenido como sospechoso Alberto Guevara que confesó cómo la había matado. Luego según cuenta Hortensia la colectividad boliviana compró al juez por entonces y se llegó a un acuerdo diciendo que Guevara había declarado bajo presión porque le había tomado declaración Gendarmería y que lo que había dicho no era verdad. Guevara había pedido la mano de Celestina, pero la familia impidió la relación por lo que él había manifestado “si no vas a ser mía no vas a ser de nadie” y entre discusiones la mató. Su cuerpo muerto a golpes apareció días después y a varios kilómetros de donde la había matado. Hortensia señala cómplices porque Celestina era corpulenta, cómplices para trasladar el cuerpo y protegidos por la colectividad boliviana con fuertes lazos con el municipio. Otro de los imputados era Raymundo Ochoa Cope que estaba prófugo hacía años y lo atraparon en el límite con Bolivia. Hortensia contó que la policía le pedía plata para combustible para trasladarlo, tuvo que conseguir plata para que pueda venir a declarar. Estuvo 2 o 3 días en la comisaría de Nonogasta, lo trasladaron al penal de La Rioja y hace unos meses se consiguió el abogado que no tenía. Guevara camina tranquilo por Nonogasta, Hortensia se lo cruza, tiene familia. A ella le duele porque sabe que sigue siendo violento y con total libertad. Ochoa hace un año que está detenido. Se señala a 4 por lo que faltan los nombres de los otros que participaron”. Hortensia participó en el ENM, del Taller de Impunidad que se autoconvocó junto a la Comisión de Familiares contra la Impunidad que lidera Alberto Lebos.

Madre e hija empoderadas.

La estudiante de Psicología e integrante del Frente Riojano Antipatriarcal, Florencia Torres Martínez relató su experiencia en el Encuentro con la particularidad de que su madre también participó, “Fue muy intenso porque yo vengo militando en el feminismo desde los 14 años entonces mi mamá siempre fue muy compañera, pero es la primera vez que me acompaña a un Encuentro Nacional. Es muy fuerte porque vimos cómo se potencia la fuerza de las mujeres dentro de un ámbito tan grande como fue Chaco. En La Rioja somos muy pocas las que salimos a pelearla y reclamar, pero fue muy enriquecedor ver que hay tantas mujeres comprometidas con la causa”. Sobre su llegada al feminismo la joven agregó “Siempre me planteé desigualdades y vi muchas situaciones dentro de mi escuela sobre violencia en el noviazgo. Había algo que no me cerraba del amor romántico, fue algo que me hizo click en la cabeza. Escribí un ensayo para el Inadi en 2015 y fui ganadora para el Parlamento Federal Juvenil Inadi. En el 2016 me llevaron a otro congreso del Inadi y ese año fui a Bolivia a otro congreso de la Red Iberoamericana de Organismos contra la Discriminación”. A otras mujeres que aún no se acercan al feminismo les diría que no nos vean como bichos raros, que luchamos por las mismas cosas. Que también tenemos amigas, nos producimos para salir a bailar y escuchamos reggaeton, el feminismo no es tan solo de las chicas lesbianas y las chicas trans que representan mucho de nuestro grupo, pero también hay pibas como yo que somos adolescentes y estudiamos. No somos bichos raros sino sus amigas, sus hermanas, sus primas. Se nos estigmatiza, para la sociedad decir feminista es decir lesbiana, pero no es así”.

En tanto su madre Iti Martínez explicó que “Es la primera vez que voy. Cuando fue en Mar del Plata no pude viajar así que tenía pendiente venir. La experiencia fue maravillosa. Vivo en un pueblo donde muchas cosas no se hablan, se ocultan, entonces ver con tanta naturalidad las cosas que han ido cambiando desde mi crianza y formación, cómo me formaron mis abuelos y toda la carga que te ponen como mujer. Ver que hay una nueva generación, que se puede ser feliz de muchas formas que a nosotras no nos enseñaron o no nos permitieron, eso es lo que me gustó ver. Ver que sí se puede el cambio y me voy con mucha energía positiva con respecto a que me gustó vivir esta experiencia porque fue con un resultado completamente positivo, enriquecedor para mí como mujer. Con 43 años de edad ver esto y cosas que mi hija está viviendo desde chiquita, ella está viendo este cambio de aceptación de muchas cosas, estoy viendo ese cambio para bien, para que los adultos podamos ver el cambio con facilidad, que no nos cueste ni nos choque tanto. Completamente enriquecedor. Invitaría a otras mujeres a esta experiencia de encontrarte no tan solo con otras personas sino que también te encontrás con parte de lo que uno tiene adentro, muchas cosas que te reprimiste por la crianza y demás. Si pudiera llenar el colectivo de mujeres de mi pueblo y traerlas lo haría porque toda mujer en algún momento de su vida tendría que hacer esta experiencia”.

El estado responsable de abandono

Graciela Olima participó del ENM en Rosario el año pasado. Hace 5 años que reclama el abandono y el abuso de 4 niños que tiene al estado chileciteño como principal responsable. “Busco acompañamiento y visibilizar mi caso de 4 niños que fueron abandonados por sus padres Eliana Leiva y Rafael Olima, abusados, violados y abandonados también por el estado porque cuando ocurrieron las violaciones el estado estaba presente y eso es lo que me tienen que explicar. Porque encontré los niños dañados y ultrajados, psicológica y físicamente, exijo justicia hasta el día de hoy”, relató mientras recordó que en su momento “el padre hizo un expediente donde decía que se iba de su casa y no se iba a hacer cargo de sus hijos y la madre hizo lo mismo. Los niños quedaron solos aunque con el estado presente, incluso tengo un informe de Niñez y Adolescencia donde la asistente social Graciela Chescher fue a ver los niños, ese informe se elevó a Asesoría de Menores a cargo de Luján. Entonces quién me explica por qué encuentro los niños desnutridos y violados. El estado es responsable, Walter Gordillo alias “Chapero” que los lastimó para todas sus vidas y los padres también son responsables. El informe de Chapero es lapidario, es pedófilo, exhibicionista y peligroso para la sociedad, entre varias otras aristas. Los padres abandonaron y encubrieron la violación de sus propios hijos. Hasta el día de hoy lo siguen abandonando. Alguien se tiene que hacer cargo de tanto daño. Exijo los derechos de un ser humano y la justicia es cómplice”.

“En Chaco estuvo el Caso Olima presente, buscando solidaridad. Hay casos iguales y peores que el mío. El asunto es poder las víctimas juntas lograr algo. Somos mujeres, madres, nos podemos entender porque sabemos del dolor. Que todos gritemos lo que nos pasa, no es un tabú, se habla porque la cuestión es no ser cómplice. El estado hasta el día de hoy jamás se hizo presente en mi casa para saber cómo viven o si quieren seguir estando conmigo los niños. Hasta el día de hoy los siguen ignorando y eso duele. Soy perseguida y he sido golpeada por la policía por exigir mis derechos, me han amenazado, tengo videos donde me amenazan por ir a pedir explicación del mal accionar de la justicia, me amenazan con la policía, me ponen a la policía al frente mío. La cuestión es que nos quedemos calladas. Quieren callarme y yo seguiré hasta las últimas consecuencias, buscando acompañamiento y gente que se solidarice con el caso. Mientras a los niños les estaba ocurriendo lo peor el estado lo sabía porque estaba a cargo de ellos. Es un delito muy grave, tengo testigos y fojas de sus intervenciones. El expediente se elevó a juicio, es muy posible que empiece en marzo. Yo rescaté a los menores no porque la justicia me los entregó, investigué el hecho y los traje al Hospital de la Madre y el Niño porque al Poder Judicial no le importó. No se aplica ningún protocolo. Sin embargo, el estado actuó al aparecer en los padrones dos meses antes de cumplir 16 años, uno de los niños”.

Herramientas para continuar.

Marisa Roldán participó del Taller Mujeres frente a la pérdida de sus hijos y en su caso estuvo presente en otras ediciones del ENM, “Vengo participando siempre con la expectativa de poder traer algo nuevo para continuar con nuestras vidas. Una trata de participar viendo la forma de intercambiar experiencias y conseguir nuevas herramientas para seguir adelante. Va pasando el tiempo y uno tiene otros procesos. Si bien el duelo y el dolor y las muertes son una sola para todas las madres que perdemos los hijos, la experiencia es esa, intercambiar las cosas que uno va viviendo y aprendiendo”. Madre de un hijo fallecido en un accidente de tránsito, Roldán reflexionó “Siempre decimos que a partir del momento de la noticia de que el ser querido ha partido la vida es otra. Parimos una nueva vida. Parimos nuevos momentos, nuevas amistades. No es la misma gente la que frecuentamos. Soy colaboradora de la Fundación Con Olor a Cielo y lo que hacemos es contención con nuestros pares, con nuestros hermanos que han pasado por lo mismo porque solo el que ha pasado por ese momento sabe lo que el otro está viviendo y tiene algunas herramientas para poder brindar y acompañar que es fundamental. Uno no tiene un diccionario, es todo como la vida te va permitiendo moverte. Tener que seguir por los que quedan, seguir por uno principalmente para poder estar para los otros”.

“Recomiendo totalmente que se acerquen a la fundación porque lo primero es encerrarse en uno mismo ya que es un proceso muy duro, pero se puede salir. Esto te abre la cabeza, te hace pensar en el otro, pensar diferente. A partir del dolor convertido en amor podés salvar al otro, no digo que se lo supere, pero sí que lo pueda hacer llevadero. En los ENM se trata de contar la experiencia propia desde la humildad, pasando la palabra rápido para que todas podamos contar, es fundamental que se arrimen porque verdaderamente salen cosas buenas que te ayudan y mucho. Entre todas es mucho más fácil”.

Profundizar la lucha.

La referente del Frente de Izquierda, Carolina Goycochea, es parte de la organización de lo que significa la presencia del colectivo riojano en el ENM. Al respecto reflexionó “Todo el esfuerzo que significó juntarnos entre las organizaciones y marcar el objetivo de estar presente desde el Frente Riojano Antipatriarcal y las organizaciones que lo componen. Es autogestionado este viaje para llevar a Chaco las problemáticas que están presentes en La Rioja. Este año seguimos llevando el caso de la desaparición de Peli Mercado, el de Graciela Olima y el femicidio de Celestina Oropeza. Compartir con las mujeres del país las problemáticas más urgentes, la necesidad del aborto seguro, legal y gratuito dado que este año se cuentan 500 mujeres que mueren por abortos clandestinos y denunciar que las redes de trata siguen creciendo. No ha habido ninguna política para resolver esto y las chicas siguen desapareciendo. Profundizar la organización para frenar la violencia del machismo hacia las mujeres desde todos los ámbitos. Nos conforma reforzar la lucha por una ley de emergencia nacional para combatir los femicidios, que implique presupuesto. Después lo que ha sido la convivencia, cómo vamos creciendo personal y organizativamente. Cada vez se suman mujeres de distintos lugares, independientes, cada vez más jóvenes y eso es positivo porque nos propone desafíos más profundos”.

“Volvemos con cuestiones para organizar. Creemos que hay casos como el de Emilia Alarcón que nos pone a cuestionar al juez Barría quien no solo ha frenado la causa, sino que mantiene la impunidad a su violador José Simán. Volvemos para ayudar a que no solo Simán sino que los abusadores, violadores y femicidas estén presos donde tienen que estar”.

En ese contexto Goycochea señaló que “Lo enriquecedor de cada encuentro es que se suman mujeres que no están en el ámbito político ni en el debate cotidiano pero que ven la necesidad. Y lo largo de su experiencia encuentran en el Encuentro esa explicación o ese fundamento de que lo que nos pasa como mujeres es parte de la opresión del patriarcado, es parte de la opresión del machismo. Entonces estés o no en un partido político la experiencia te enriquece para poder entender varias de las cosas que nos suceden a las mujeres que en muchas situaciones naturalizamos, son cotidianas, pero a partir del momento que te empiezan a molestar empezás a preguntarte por qué me molestan y el Encuentro te da esas respuestas. Me molestan porque hay un sistema como es el patriarcado, el machismo y el capitalismo que nos mantiene en un lugar de opresión, pero también de explotación y es un camino del que no podés volver. Una vez que descubriste y entendiste por qué te pasa lo que te pasa como mujer, no das marcha atrás sino que es un camino donde vas enriqueciéndote cada vez más y sumando otras porque las que hemos sumado este año comienzan a hacer una cadena de contar la experiencia que se vive y el año que viene hay nuevas chicas. Es el cuarto año que participamos como organización y como un colectivo desde La Rioja estaremos en Chubut el año que viene”.

Publicada en : EL INDEPENDIENTE digital

PH: Editorial Vainilla

http://www.elindependiente.com.ar/pagina.php?id=155011


1 vista

LISTA DE CORREOS

©2018 

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now